Conquistando la independencia

La independencia es uno de los principios más importantes que fue tratado por Maria Montessori que asombró y sigue asombrando hasta el día de hoy a sus seguidores por los beneficios observables que deja en el niño. Cuando un bebé nace la satisfacción de la mayoría de sus necesidades dependen del adulto, pero también su independencia ya se puede ver reflejada en la separación del cuerpo materno o en la función de respirar por sus propios medios sin depender más del cordón umbilical, para Montessori estos eran indicadores de que el niño ya desde su salida inicia un trabajo para formar su propia individualidad. 

A medida que el niño va creciendo va conquistando naturalmente otro tipo de funciones que le permiten ser cada vez más independiente y necesitar menos la ayuda del otro, estas son: sentarse, lo que le permite estar más conectado visualmente con su alrededor; poder ingerir otro tipo de alimentos y no solo la leche materna; gatear, caminar, que le permite moverse por sus propios medios; y cada vez mejor lenguaje para expresarse y comunicarse con los demás. 

Como adultos debemos tener cuidado en no entrometernos demás en la vida del niño, la educación tradicional con la que muchos hemos sido educados tiene muy arraigado el pensamiento de que el niño no puede hacer nada solo y necesita siempre de las capacidades del adulto, esto es una forma muy común de vincularse con los niños que en la mayoría de los casos se hace de una forma totalmente inconsciente por ser algo tan establecido y repetitivo entre generaciones, es considerado como lo correcto para la crianza.  Desde la perspectiva montessoriana no hay tal “superioridad” del adulto ante el niño, se debe demostrar una disposición consciente para que en las nuevas adquisiciones no se genere ningún obstáculo ya sea al frenar su logro con una palabra, una acción negativa o inoportuna y ningún forzamiento, obligando al niño a hacer lo que no va acorde con sus tiempos naturales. 

A medida que el niño transite este proceso de independencia, adquiera más funciones de independencia, va a surgir en él diferentes deseos y necesidades de exploración y estas serán las pruebas en las que el adulto evaluará que tan respetuosa y positiva fue su intervención: ¿estoy respetando su tiempo de desarrollo?, ¿hago por él cosas que ya podría hacer solo?, ¿le permito ayudar cuando me lo pide?, ¿lo dejo resolver sus dificultades autónoma-mente?, ¿le doy ayudas sin que sean pedidas?, ¿lo incentivo a conseguir sus objetivos?, ¿le demuestro mi confianza en sus capacidades?, ¿converso con él sobre sus intereses?, ¿lo escucho?

Ayudar al niño a conquistar su propia independencia requiere ofrecer un ambiente en donde él pueda trabajar, pueda sentirse útil, pueda perfeccionar sus habilidades físicas e intelectuales y pueda formar un carácter emocionalmente y psicológica-mente independiente. En ese ambiente el rol del adulto es acompañar, observar, mostrar y explicar  los límites y las responsabilidades a tener en cuenta, ya que no siempre se puede hacer lo que uno quiere porque: eso que queremos hacer nos puede lastimar, ese objeto no es para la función que se está utilizando, es el tiempo de ir a dormir, de comer, o de bañarse y hay que esperar para hacer eso que se quiere hacer, pautas claras y firmes que deben tratarse desde el primer momento para que resulte más sencillo que el niño las respete. 

El niño no sabrá hacer si no le mostramos antes como hacerlo, en este proceso habrá errores constantes y normales que forman parte de esta conquista, muchas repeticiones, que requieren la pasividad y la humildad del adulto evitando hacer con la velocidad de sus tiempos lo que el niño logra en tiempos más lentos, él cada vez terminará su accionar de una forma más completa y precisa.

La satisfacción del adulto no debe estar simplemente en el hecho de educar sino en crear las condiciones para que esa educación dada ayude al individuo a funcionar por sus propios medios, por sus propios pensamientos, y por sus propios sueños, el niño al crecer con un carácter independiente alcanzará una libertad real en todos los aspectos de su vida, esa libertad que todos anhelamos tener.

Si te gusto este articulo, podes compartirlo!

Cargando...
De 3 a 6
September 22nd 2020
Última actualización

No olvides de ver los últimos blogs!

Niños sin miedo

El miedo se aprende pero esta emoción no tendrá poder si se la trata de la forma adecuada: buenas experiencias y claras explicaciones.

9/22/2020

Embarazo aplicando Montessori

La llegada de un bebé genera diferentes emociones que se deben reconocer y tratar para iniciar con un vínculo prenatal bien fortalecido y amoroso.

9/22/2020

El colecho y el sueño del bebé

La importancia de comprender y respetar los tiempos de sueños del bebé y generar un ambiente placentero para su descanso.

9/22/2020
Crianza Montessori

Esta web se propone dar a conocer otra forma de relacionarse con los niños, de una forma mucho más comprensible, respetuosa y afectuosa, siguiendo y cuidando las observaciones científicas en las que Maria Montessori ha trabajado a lo largo de su vida y colaborando en su deseo de que este legado sea transmitido a cada rincón del mundo.

¿Te interesa el mundo Montessori?

Te invito a suscribirte para recibir un aviso de las nuevas publicaciones del blog

0 / 50
0 / 50
0 / 50